Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Serrano

Punto de vista

Joaquín Serrano

La vestimenta

Parece ser que en el inmenso gasto de nuestra autonomía, no hay cabida para un asesor de imagen

Ya sé que el tema de hoy no es enjundioso ni de especial trascendencia, pero de vez en cuando una nota de humor no viene mal. Es algo con lo que me reí muy a gusto. Días atrás fue a Valencia la Reina Letizia, llevaba un vestido largo de color turquesa, con zapatos de tacón y bolso a juego, muy elegante. Y guapa como es, daba una imagen espléndida.

En el acto le hicieron una foto ampliamente difundida con las autoridades valencianas. Y la imagen que aparece en esa foto ya no era tan buena, era bastante cutre, tanto que producía hilaridad. Parece ser que en el inmenso gasto de nuestra autonomía, no hay cabida para un asesor de imagen, y que no tienen ningún amigo, empleado, pelota o lo que sea que tenga un mínimo de gusto, elegancia o mera educación. Resulta que la vestimenta de nuestros representantes era muy inapropiada y chapucera.

Como personas pueden vestirse como quieran, como cargos institucionales deberían tener un poco de dignidad y pensar que nos representan. Al lado de la reina aún contrastaban más. El equipet estaba formado por Enric Morera, presidente de las cortes valencianas, con una chaqueta pequeñísima abrochada cual morcilla; Joan Ribó, alcalde de Valencia, lucía vaqueros, arrugados, una chaqueta gigante, sin corbata y en general ofrecía una imagen mostosa como siempre; Gloria Calero, delegada del Gobierno, con un traje de chaqueta amplio, muy amplio a rayitas de mafioso, una camiseta y una especie de zapatillas. Todos despeinados. El último de todos ellos era Ximo Puig, que sí iba con traje y de sastre, se salvaba, lástima el peluquín.

*Notario y doctor en Derecho

Compartir el artículo

stats