Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Wences Alós

TRIBUNA

Wences Alós

A mayor IPC, mayor pobreza

El Índice de Precios al Consumo (IPC) es un índice en el que se valoran los precios de un conjunto de bines y servicios (cesta básica familiar) y muestra la variación de su coste en un determinado periodo de tiempo. Según el Instituto Nacional de Estadística esa cesta de la compra se ha incrementado en un 8,70% en el último año, incremento un poco menor al producido entre marzo de 2021 y marzo de 2022, que fue del 9,80%. O sea, que la subida de la cesta básica de productos de los españoles ha subido aproximadamente un 10%. Aunque todos conocemos de productos que han subido mucho más, como por ejemplo la gasolina, que está arrinconando al sector del transporte, y que amenaza con una nueva huelga que a su vez afectará a todos los sectores y ciudadanos .

Que haya subido la cesta de la compra un 10% tiene un efecto que todos sabemos: para comprar lo mismo, con el mismo sueldo, necesitamos más dinero. O, que con el mismo dinero podemos comprar menos. Conclusión: nos estamos empobreciendo, ¿un 10% más pobres? Pero el efecto no termina ahí, porque la subida del IPC no afecta solo a nuestros ingresos, también a nuestros ahorros, los de toda una vida. Quien los tenga, han perdido en un solo año un 10% de su valor. Con nuestros ahorros podremos comprar menos, porque todo es más caro, y si sigue así…

Pero el efecto de una mala gestión económica tampoco termina ahí. Para las administraciones públicas también han subido los precios, además de los problemas evidentes de obras que se quedan paralizadas porque el precio de adjudicación no cubre los costes. Los servicios que prestamos al ciudadano también han subido de precio y, ¿qué puede ocurrir? ¿Reducimos los servicios porque son cada vez más caros? ¿Subimos los impuestos para poder pagar los mismos servicios que ahora cuestan más?

La mala gestión económica tiene unos efectos calamitosos sobre todos. Un gobierno de España con políticas propias de países como Venezuela, la URSS o Cuba empobrece al país y a sus ciudadanos, y aunque mucha gente no lo quiera ver, la economía lo sufre y, por extensión, siempre, sin saber por qué, los ciudadanos del país.

No nos dejemos llevar por el populismo, no nos dejemos arrastrar a los mundos de Yupi, pongamos los pies en el suelo y veremos cómo los cimientos del estado de bienestar se están moviendo (suben los precios, empeora la sanidad, las empresas se resienten, los ciudadanos también...) y mientras. tenemos un presidente del Gobierno pensando a dónde le llevara el Falcon, a él y a sus amigos, en sus próximas vacaciones.

Alcalde de Moncofa

Compartir el artículo

stats