Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergi Toledo

‘Oltra’ política

Obviamente uno no puede taparse los ojos y los oídos ante uno de los sucesos más oscuros que ha vivido nuestra Comunitat desde que se constituyó como tal y hoy debo escribir sobre esto. Hay hechos ya demostrados ante un tribunal que ha emitido una sentencia de cinco años de prisión contra quien en ese momento era marido de Mónica Oltra. Ahora se investiga si ella puso toda la maquinaria de la Conselleria a trabajar para, presuntamente, encubrir a su marido por abusar de una menor de 14 años algo que, si me permiten, es repugnante. Un caso que no se queda en el delito en sí. El que fuera compañero de vida de Oltra le quebró la vida a una adolescente. Solo la posibilidad de que con recursos públicos se hubiese podido encubrir esto es ética, estética y moralmente inasumible en cualquier ámbito. La dimisión, obligada, de ayer, era una consecuencia anunciada de la imputación, no tenía otra salida.

Mónica Oltra se ganó un nombre en política por acusar reiteradamente de corrupción --tapando con sus camisetas la presunción de inocencia-- a personas que más tarde han sido absueltas. Lo hizo a través de las siglas de Compromís, una alianza que formó con un partido como el Bloc, ideológicamente opuesto. Todo tras traicionar a Izquierda Unida, el partido que le brindó la alternativa para entrar en política. Su leitmotiv estos años ha sido claro, ha liderado un partido que ha desarrollado las políticas más sectarias que haya vivido nuestra Comunitat y la ciudad de Castellón, todo por el poder.

Oltra anunciaba otra política, pero no una mejor política. Mientras tanto, su legado continúa en el Gobierno autonómico y en el de Castellón con la complicidad de un PSOE que, como han comprobado en Andalucía, se ha radicalizado tanto que solo el PP responde a un gobierno moderado y que devuelva la ilusión a todos.

Secretario general y portavoz adjunto PPCS

Compartir el artículo

stats