Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casimiro López Llorente

Carta del Obispo

Casimiro López Llorente

Termina el Año de la familia

Nuestra Iglesia diocesana ha de seguir en su misión de conocer, anunciar y proponer el Evangelio del matrimonio y de la familia

Este fin de semana se clausura en Roma y en todas las diócesis el Año especial de la familia Amoris laetitia. Nosotros lo haremos con una solemne Eucaristía en la Concatedral de Santa María en Castellón, hoy, a las 12.00. Daremos gracias a Dios por los dones recibidos durante este año y le pediremos fuerzas para la misión de anunciar y vivir el Evangelio de la familia.

El Papa convocó este Año al cumplirse el 5º Aniversario de su Exhortación Amoris Laetitia sobre la alegría del amor matrimonial y familiar. El Santo Padre nos propuso dedicar este año al estudio y reflexión de la Exhortación. Con este fin se han ofrecido --también entre nosotros a nivel diocesano, parroquial y de movimientos-- una serie de iniciativas espirituales y pastorales para conocer y difundir el Evangelio del matrimonio y la familia, y para acompañar a novios, matrimonios y familias ante los desafíos de nuestro tiempo. Es probable que el Año de la familia en nuestra Diócesis haya podido quedar en un segundo lugar al haber coincidido con la reflexión diocesana, la fase diocesana del sínodo de los Obispos y la preparación y apertura del Año Jubilar. Pero ha habido iniciativas que están dando sus frutos; a modo de ejemplo cabe citar los Encuentros Matrimoniales, los retiros del Proyecto Amor Conyugal, los grupos matrimoniales parroquiales, el trabajo de los Equipos de Ntra. Señora o el trabajo del grupo de Teen Star para educar en la afectividad y sexualidad a adolescentes y jóvenes.

Concluido este Año especial, nuestra Iglesia diocesana ha de seguir en su misión de conocer, anunciar y proponer el Evangelio del matrimonio y de la familia a niños, adolescentes, jóvenes, novios, esposos y familias. Esto se hace más necesario y urgente ante un contexto social, cultural, mediático y legislativo poco favorable para el matrimonio como comunidad de vida y de amor entre un hombre y una mujer, basada en la donación recíproca, exclusiva e indisoluble, y abierta a la vida.

*Obispo de Segorbe-Castellón

Compartir el artículo

stats