Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Fernández

LA CLAVE POLÍTICA

Cristina Fernández

La canción del verano

Hay veces en las que la realidad supera a la ficción y parece que al frente de la Generalitat tengamos a Georgie Dann. Y es que a veces dudo que no sea el rey indiscutible de la canción del verano, con exitazos como El chiringuito o La barbacoa, el que dirija la política autonómica. Cada verano, la misma canción: calor, mosquitos y cierre de los consultorios médicos de la provincia. ¿Da o no para una explosiva canción de King África o un himno al sol de Los Diablos?

En este último apartado me quería centrar, en la bochornosa gestión médica de la Conselleria de Sanitat, que anuncia a bombo y platillo un Plan de Vacaciones en el que abrirá solo 7 de los 17 ambulatorios que hay en la provincia. Que sí, que se han gastado 68,8 millones para contratar a 7.300 profesionales, pero eso va usted y se lo cuenta a los vecinos y turistas de Peñíscola, Alcalà de Xivert, Castelló, Almassora, Nules, Xilxes, Orpesa, Azulmar y Vilamar, ambos ubicados en Benicàssim. Sha la la la lá, Oh Oh Oh Oh.

¿Se imaginan ustedes a la Comunidad de Madrid o al ayuntamiento de la capital reduciendo médicos, bomberos, policías o guardias civiles ante la Cumbre de la OTAN? Evidentemente, no. Porque es una semana extraordinaria en la que recibimos a delegaciones de 40 países y, solamente la americana, son 1.200 asistentes. Entonces, ¿cómo es posible que cuando multiplicamos por dos o por tres nuestra población, siendo el turismo nuestra bandera, se reduzcan servicios? Increíble. Un evento de la talla de la Cumbre de la OTAN lleva meses preparándose, sin embargo la improvisación vuelve año tras año a ser la bandera de nuestras playas. Y esta no es de color azul.

Vamos a pagar muy caro

El mejor resumen del Plan Vacaciones es que no hay plan. No abren los centros porque no hay dinero para contratar a médicos, así de sencillo. El presupuesto autonómico se ha vuelto a quedar corto para cubrir el personal que se encuentra de descanso y garantizar la cobertura asistencial durante los próximos meses. Es un cierre temerario de centros de primera atención que cada año salvan vidas y que estoy segura vamos a pagar muy caro.

El conseller del área, Miguel Mínguez, es un profesional del sector y sabe perfectamente lo que ocurre con estos cierres. Este año no hay excusas que valgan, la situación epidemiológica motivada por el covid es menos grave y esa fue precisamente la excusa esgrimida para el cierre en años anteriores. Este año ya no cuela, no hay dinero, se lo han gastado en otras cosas más urgentes. Mi pueblo, Benicàssim, es el mejor ejemplo de este despropósito. Un verano más encaramos la nueva temporada estival con un solo centro de salud abierto en la playa, el de la calle Vila-real, y solo con horario de atención de mañana, de 9.30 a 13.30 horas. Saquen las cuentas, con las playas y apartamentos llenos y Mar de Sons, FIB o Rototom a la vuelta de la esquina. Lo dicho, vuelve la canción del verano. Un rayo de sol...Oh Oh Oh. 

Portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Castellón y teniente alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats