Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Martí

A FONDO

José Martí

La vivienda en nuestro interior

La colaboración entre Generalitat y ayuntamientos será clave para que haya más oferta pública

En nuestros pueblos de interior hay casas, muchas casas, pero no hay viviendas. Puede resultar una contradicción pero no lo es. En un paseo por las calles de cualquiera de nuestros municipios pequeños encontraremos el consabido letrero fijo en la fachada: Se Vende. Parece, por tanto, que haya oferta y, en consecuencia, viviendas a disposición. Pero no es así. Veamos.

El que vende, entiende con toda la razón, que vende una casa. Una casa que en muchas ocasiones está cargada de gran valor sentimental, al ser la casa de sus antepasados, en la que él o ella nacieron o vivieron los primeros años de su infancia. Justo es, entienden, que soliciten un precio adecuado a sus metros cuadrados y valor. El que compra, no compra una vivienda habitable, sino un solar con problemas o una casa a rehabilitar, cuando no a derruir. Suelen ser casas ya viejas que no tienen ni la estructura, ni las condiciones de habitabilidad que una pareja moderna demanda. El precio de la compra, más el de la futura rehabilitación, alcanza una cantidad desorbitada que frecuentemente hace desistir al comprador. En la capital de la comarca o en una ciudad cercana a buen seguro podrá encontrar un piso a un precio mucho más asequible y con la posibilidad de ocupación inmediata. La pareja que tenía en su proyecto vital común quedarse en su localidad, en su pueblo, tiene que hacer las maletas y marcharse. La despoblación aumenta y nuestros pueblos van quedándose sin personas que los habiten.

Somos conscientes de que el tema de la vivienda es complicado en todos los lugares, ciudades grandes y pequeñas, especialmente para la juventud, pero el problema se ve agravado en los municipios más pequeños, en nuestros municipios de interior por las causas que ya hemos descrito. Luchar contra la despoblación lleva consigo luchar por una vivienda digna para las personas que deciden quedarse a vivir en el pueblo que les vio nacer.

Ampliación del parque público

Por eso, nos parece especialmente oportuna y acertada la política que está siguiendo la Generalitat valenciana de ampliación del parque público de viviendas y nos parece de justicia que a la hora de desarrollar políticas públicas prime el derecho constitucional a la vivienda por encima de la especulación y el medro personal.

En este sentido fue de gran interés la visita que el pasado miércoles hizo a la Diputación el vicepresidente del Consell y Conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Héctor Illueca, con los más altos responsables de su departamento, Alejandro Aguilar, Elena Azcárraga y Rosa Peris, para presentar a alcaldes y alcaldesas dos planes que a buen seguro no solventarán la cuestión, pero son pasos en la buena dirección.

Por un lado, el Plan Compra-joven, para que los jóvenes menores de 35 años puedan comprar una vivienda en pueblos de menos de 10.000 habitantes con ayudas que pueden llegar al 20% de la compra con un tope máximo de 10.800 euros. Si la vivienda está en pueblos con riesgo de despoblación, la baremación para el acceso a la ayuda será mayor.

Y por otro, tiene igual de interés, sino más, el Plan ADHA de ayudas a la adquisición de viviendas por parte de ayuntamientos y entidades locales para destinarlo al arrendamiento o cesión de uso con finalidades sociales. Los ayuntamientos podrán adquirir vivienda por aplicación del derecho de tanteo o retracto e incluso comprar edificios de viviendas para destinarlas al alquiler.

Parece ser que la estrategia global dentro del plan Habitat 2020-2030 es duplicar la vivienda pública. Somos uno de los países europeos con menor parque público de vivienda. En la Comunitat Valenciana estamos en unas 18.000 i habría que llegar a las 36.000. Una vez más la cogobernanza entre ayuntamientos y Generalitat será clave. Vamos a ver si lo conseguimos. Nuestro interior lo necesita.

Presidente de la Diputación

Compartir el artículo

stats