Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Barrachina

Energía para el sector cerámico

La industria cerámica sigue siendo nuestro principal motor económico y como tal hay que cuidarla.

Es necesario dar oxígeno a las azulejeras y a todas las empresas que están afectadas por la crisis de precios de la energía porque de ellas dependen miles de empleos –directos e indirectos-- en nuestra provincia. La industria cerámica, a través de sus diferentes subsectores, es responsable del bienestar de muchas familias a lo largo y ancho de toda nuestra provincia. La industria cerámica sigue siendo nuestro principal motor económico y como tal hay que cuidarla. Y respetarla.

La producción cerámica aún no dispone de una alternativa al gas. Y es más, todos los expertos consideran que la llegada del hidrógeno verde a las plantas productoras de pavimentos y revestimientos cerámicos todavía es una opción a largo plazo, a muy largo plazo… Y por eso desde el Partido Popular proponemos reducir la presión fiscal para que las empresas puedan resistir a esta grave crisis energética. Apostamos por un plan de ahorro energético para optimizar al máximo el consumo de gas. Un plan que esté pactado y consensuado entre la Administración y los empresarios y con el que nos podamos anticipar a los problemas que pueda haber en el suministro de gas en los próximos meses. O años.

La industria cerámica necesita todo nuestro apoyo. Es preciso crear un marco que permita a nuestras empresas cerámicas, tanto de azulejos como de fritas, seguir siendo competitivas en el mercado global. Y para ello es primordial la rebaja de la carga fiscal que soportan. Y en este sentido, quiero recordar que el Partido Popular llevó al Congreso su propuesta de bajar los impuestos aplicados a los carburantes y al gas, con la rebaja al mínimo legal comunitario del Impuesto Especial a los Hidrocarburos y al 4% superreducido del IVA al suministro de gas y calefacción.

Sin embargo, el PSOE votó en contra de todas las medidas propuestas por el PP y que serían de gran ayuda para el sector cerámico. Unas propuestas que hubiesen sido una tabla de salvación para las familias y las empresas. En lugar de apoyar a la industria, el PSOE apuesta por la presión fiscal y, encima, para rematar la faena, incluso se atreve a crear innecesarios conflictos con Argelia, el principal proveedor de gas de España.

Parada de hornos

Hablamos del sector cerámico español, pero en realidad es el sector cerámico castellonense, porque en nuestra provincia se ha creado el clúster cerámico más importante de Europa, y es en nuestra provincia donde se produce el 95% de las baldosas que llevan la etiqueta Made in Spain. Y la realidad de nuestra industria cerámica es cada día más complicada por su dependencia del gas. De hecho, muchas empresas aseguran que pararán los hornos durante el mes de agosto para detener la producción ante la posibilidad de un racionamiento del gas obligatorio en otoño o invierno por las medidas que pueda acometer Rusia.

El último dato de producción industrial ya muestra la contención en la producción de pavimentos y revestimientos cerámicos de la industria de Castellón, con una caída del 8,3% en mayo, y aunque las exportaciones también han aumentado en cuanto a valor, en lo que se refiere al volumen ya se ha entrado en números rojos… El Partido Popular sabe que es urgente bajar la presión fiscal y adoptar medidas para intentar contener la subida de precios porque de ello depende el futuro de miles de empleos directos y el futuro de la provincia de Castellón.

Alcaldesa de Vall d’Alba, diputada provincial y presidenta provincial del PPCS

Compartir el artículo

stats