Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent García Nebot

PUNTO DE VISTA

Vicent García Nebot

El buen pesimista

El buen pesimista es el que se deja llevar por el mal pesimista. Es una persona que no es malintencionada, pero que tiene tendencia a pensar que todo va mal y puede ir a peor. Y se deja influir por el mal pesimista, que es aquel que tiene algún interés personal o colectivo en que todos creamos que las cosas van de mal en peor y es necesario cambiarlas ya. A ser posible cambiando el gobierno y poniendo uno de derechas. Cuanto más de derechas, mejor. Y, para ello, no se privan de enviarte whatsapps o tweets demostrándote con números lo malitas que están las cosas: ETA está viva; el paro se nos come; hay una avalancha de inmigrantes violando nuestras fronteras; diga lo que diga Pedro Sánchez miente; la tasa turística hace que los turistas huyan de la Comunitat Valenciana y arruina hoteles y bares; los pobres ricos necesitan becas para poder estudiar; van a subirse los impuestos a las pobres entidades bancarias y a las grandes empresas eléctricas, gasistas y petroleras y eso nos lo harán pagar a nosotros los consumidores… y así hasta crear ese mundo horroroso y catastrófico en el que viven todos los Jiménez Losantos de nuestro país.

Vivir en un mundo mejor

Esta claro que todos podríamos vivir en un mundo mejor: con campeonatos de Fórmula Uno en cada ciudad, por ejemplo. O que se bajaran los impuestos a los que más tienen (para que así, por fin, puedan ir a la escuela y a la universidad); o que nos construyan parques temáticos para ir a divertirnos. Pero no es así.

Vivimos en un mundo en el que la Volkswagen va a crear 15.000 puestos de trabajo y la Ford consolida sus puestos de trabajo con la llegada del vehículo eléctrico a sus cadenas de producción. Mal. Muy mal.

Urbanista

Compartir el artículo

stats