Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent García Nebot

PUNTO DE VISTA

Vicent García Nebot

Vísceras veraniegas

El mes de agosto es un mes de comidas y cenas entre amigos que frecuentemente se convierten en foros para que cada uno dé su opinión sobre temas candentes. Por regla general a gritos tras las primeras cervezas o, en caso de que la cosa esté más relajada, después de los chupitos. Y este mes de agosto os contaré algunas de ellas.

La primera ha sido un brunch (una manera hortera de llamar al esmorçaret que empieza a las 12.30 y acaba a las 18.00). Pues bien, nada más entrar uno de mis amigos me espeta: «¿Qué? ¿Qué me cuentas de Bildu?». «Pues no sé. No conozco a nadie de ese partido en persona», le digo para intentar dejar pasar el tema y no empezar a liarla.

Pero no lo consigo. «Qué poca vergüenza pactar con esos asesinos», me dice. Y yo, como veo que el almuerzo se me va a hacer más largo de lo que se adivina, le contesto: «hace once años que no asesinan a nadie y están participando en las instituciones, las dos cosas que queríamos para pasar página y normalizar el País Vasco». Y dale con lo de «asesinos», «Sánchez con tal de mandar es capaz de pactar con los asesinos de Miguel Ángel Blanco». ¡Uy, qué largo se me iba a hacer!

Le digo que, gracias a Bildu, al apoyar la Reforma Laboral para toda España, y el error de uno del PP, el paro ha bajado a menos de un 13% y se consolida el trabajo estable.

«No desvíes el tema. Que desde que te has metido a político parece que os dan clases para eso», me dice. Y yo le pasé la primera cerveza. No quería ni pensar qué diría cuando le ofreciera mi pacharán casero. Igual encontraba alguna vinculación mía con el secuestro de Ortega Lara.

Urbanista

Compartir el artículo

stats