Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrés Martínez

LA CLAVE POLÍTICA

Andrés Martínez

En defensa de nuestra costa

En los últimos días no dejamos de escuchar y leer un despropósito tras otro por parte del Gobierno de Sánchez en relación a nuestra costa. Más que un plan de protección parecen esgrimir y defender el manual de una trituradora de libertades, derechos y oportunidades, que nada tiene que ver con preservar la sostenibilidad de los recursos naturales en nuestro litoral. Los destinos turísticos de costa queremos que nuestras playas estén cuidadas, se respeten, porque de nuestra capacidad de preservar su continuidad, depende el futuro de miles y miles de familias. ¿Alguien cree que lo que queremos es cargarnos, precisamente, la mayor fuente de riqueza de nuestros territorios? Por supuesto que no.

Lo que queremos son gobiernos que apuesten por la protección a través de la innovación con inversión, creyendo en que (verdaderamente) es compatible la preservación de los recursos naturales con la dinamización socioeconómica de un territorio.

Lo sencillo es prohibir con la excusa de proteger, porque prohibir no supone ningún coste económico para sus Ministerios, pero ¿y cuando proteger significa invertir? Entonces el relato cambia, lo que me lleva a malpensar, claro; solo se acuerdan de la protección cuando los costes de la misma los asumen los demás, si les toca esforzarse a ellos entonces el cuento es otro.

Desprendimientos

Y lo voy a ilustrar con un ejemplo muy sencillo; en Peñíscola, en nuestros acantilados bajo la ciudad amurallada, hemos sufrido un reciente episodio de desprendimientos, hemos solicitado un estudio geológico para valorar lo sucedido y valorar o calibrar los riesgos que pueda correr nuestra ciudadela y el Gobierno ha mirado para otro lado. Les requerimos protección y no les preocupa ni la seguridad ni la preservación de nada de nada. Solo remiten a la ciencia cuando les interesa, cuando les puede suponer un coste, no.

Bien, la Diputación de Castellón tomó cartas en el asunto; la ciudadela está rematada por el Castillo que está bajo su gestión, un Monumento Nacional con siglos de historia que podría verse comprometido si la seguridad de la base sobre la que se asienta peligrase. Del estudio universitario que encargó la institución provincial se desprende una conclusión clarísima, hay que invertir en la costa de Peñíscola para garantizar la estabilidad en el futuro del conjunto rocoso sobre el cual se asienta la Ciudad Antigua. ¿Qué ha hecho el Gobierno, competente en esta materia? ¿Este gobierno que se autoproclama protector y salvador de la costa? Hacer oídos sordos, sí señor.

Así que, ¿a quién quieren engañar? La nueva estrategia de Sánchez y los suyos es volver a criminalizar al sector turístico y penalizarlo, mientras no invierten lo suficiente donde deben para que nuestra costa y nuestro litoral sigan siendo un lugar seguro. Nada nuevo, desgraciadamente.

Alcalde de Peñíscola

Compartir el artículo

stats