Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amparo Marco

A FONDO

Amparo Marco

Responsabilidad, solidaridad y coherencia

La derecha no deja de quejarse mientras la Comisión Europea pone el plan de Sánchez como ejemplo

Hace unos días, el secretario general de la ONU, António Guterres, calificaba de inmoralidad que las empresas energéticas estén registrando beneficios extremos en el contexto de la crisis mundial energética, solicitando a todos los gobiernos a gravar con impuestos las ganancias excesivas.

Hace unas semanas, Alberto Núñez Feijóo, afirmaba que era imprescindible un plan de ahorro energético para España, recomendando «la reducción del consumo energético innecesario y pactar con los ayuntamientos un ahorro en alumbrado eléctrico nocturno para prepararnos ante cortes o disminuciones de energía».

La gravedad del momento ha propiciado ya medidas europeas como el apagado de la iluminación de los principales monumentos de Berlín así como la implantación de sanciones a los comercios con puertas abiertas en la ciudad berlinesa y también en París, donde ya se ha aprobado la eliminación de la calefacción externa de las terrazas de cafeterías y restaurantes.

El mundo se está preparando para un incierto futuro y para combatir la actual crisis derivada de la guerra en Ucrania. Europa ya ha comenzado a tomar medidas. El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado esta semana un Real Decreto-Ley de medidas de sostenibilidad económica, que incluye un Plan de Choque de Ahorro y Gestión Energética en Climatización para la reducción del consumo de energía en edificios administrativos, recintos públicos y comercios. Este Plan de Choque se basa en la urgencia del momento y, sobre todo, en el sentido común. Es preciso reducir el consumo energético, ser solidarios para superar la situación de gravedad y para salvar el medio ambiente, herido como consecuencia del cambio climático que este verano se ha manifestado de lleno con las consecutivas olas de calor extremo.

En este sentido, el PP debería coincidir con las nuevas medidas energéticas, similares a las que están adoptando otros países europeos. Pero la derecha no puede sentir ni decir lo mismo que el Gobierno, y más cuando la presidenta autonómica de Madrid se ha dedicado a frivolizar sobre el Plan de Choque, y ha anunciado que en su autonomía no se van a cumplir estas medidas. La insumisión al cumplimiento de la ley ha ido acompañada de barbaridades y prepotencia. Claro, ahora el PP de Feijóo tiene el problema de no saber salir de tal agravio institucional. Porque mientras la derecha no deja de quejarse y confrontar, la misma presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha calificado de referente para Europa el Plan de Choque del Gobierno de Pedro Sánchez.

Negar la realidad

En Castelló conocemos bien estas maneras de boicotear o de negar la realidad, porque aquí la derecha actúa exactamente igual. De hecho, cuando se llevó a cabo el ambicioso proyecto de sustitución del alumbrado público por tecnología led, el PP lo descalificó negando, además, la necesidad de este cambio para frenar la contaminación lumínica y lograr un importante ahorro económico en la factura energética del Ayuntamiento. La sostenibilidad de este proyecto tan necesario cumple hoy con las medidas de ahorro energético. En estos momentos, que requieren del compromiso y la acción de las administraciones públicas, nadie puede quedarse al margen o situarse en la contra. Es una irresponsabilidad que no merece la ciudadanía.

Alcaldesa de Castelló

Compartir el artículo

stats