Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana Marqués

LA RUEDA

Susana Marqués

El decretazo

Nuevamente la improvisación de Sánchez se traduce en un decretazo que, sin consenso, sin diálogo y sin precisión, impone a los ayuntamientos apagar nuestras ciudades para resolver una crisis coyuntural que se prevé larga. Esta ocurrencia avalada por un nuevo y difuminado comité de expertos llega en plena ola de calor y temporada estival. El gobierno se excusa en los gestos que demanda Bruselas, pero lo único cierto es que el presidente y sus socios ni aprenden, ni rectifican.

La semana pasada nos sorprendieron con la enésima deslealtad impropia de quien tiene la máxima responsabilidad de gobernar este país, sacándose de la chistera una batería de medidas de aplicación obligatoria e inmediata, sin el consenso o aportación de quienes de verdad somos responsables de velar por el cumplimiento de las normas, es decir, las CCAA y los ayuntamientos, a los que nos exige una lealtad que no practica, una mayoría de edad que no nos deja ejercer, y una cogobernanza que se parece más a la ley del embudo.

Una factura un 40% más elevada

Lo cierto es que el decreto de medidas de ahorro energético y no sé cuántas cosas más, vuelve a todas luces (¡qué ironía!), y como ya sucedió en pandemia, a ir en contra de los principales sectores productivos del país, como el turismo y el comercio, sin que se dé solución a esa factura eléctrica que empresas y familias pagan un 40% más elevada que el pasado año. El decretazo que ahora se impone no es más que la previsible consecuencia de tener un gobierno inestable y un presidente débil y carente de ideas, que se aferra a un poder cada vez más cuestionado.

Desde el Ayuntamiento de Benicàssim llevamos años reduciendo nuestro consumo energético, disminuyendo nuestra huella de carbono y la dependencia de los combustibles fósiles y ya estamos comprometidos en transitar hacia una economía circular para lograr el reto del 2050 y que nuestras ciudades sean cada vez más sostenibles económica, social y medioambientalmente.

Sabemos que España está en el punto de mira de la Unión Europea, y que hay que tomar medidas de ahorro energético, pero deben tomarse sobre un análisis riguroso para que no resulten perjudiciales a nuestros principales sectores económicos y productivos porque esto no va de corbatas ni de temperaturas, es mucho más.

Alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats