Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis López

La clave política

José Luis López

Ayudas para paliar catástrofes

Nos enfrentamos a la catástrofe provocada por el incendio forestal más grave de las últimas décadas en nuestra provincia

Este martes el Consejo de Ministros declaraba zona catastrófica los territorios de Bejís y de la Vall d’Ebo afectados por graves incendios. Una medida ampliada a más zonas en respuesta a los 120 incendios forestales que ha sufrido nuestro país desde el inicio de verano. Solo en la Comunitat, y contando los dos anteriores, se han producido esta temporada estival siete incendios forestales graves que han conllevado la activación del Plan Estatal General de Emergencias, para el apoyo de medios nacionales para la extinción, como la UME.

De todas esas catástrofes a las que nos venimos enfrentando, dos de ellas nos han generado una mayor indignación por producirse en nuestra provincia. Estos incendios han afectado a dos zonas muy importantes de nuestro territorio. El primero de ellos se produjo el día 14 de agosto y afectó a les Useres y Costur. Una zona que apenas empezaba a recuperarse de las graves consecuencias del siniestro forestal del 2007. Y el segundo de ellos y aún más grande por su magnitud de extensión fue apenas 24 horas más tarde en Bejís, cuyas consecuencias afectaron a los municipios vecinos como Torás, Teresa, Sacañet, Viver, Jérica, Altura, El Toro, Barracas o el municipio de la provincia de Valencia, Andilla.

Nos enfrentamos a la catástrofe provocada por el incendio forestal más grave de las últimas décadas en nuestra provincia y, junto al de la Vall d’Ebo, más grave en nuestra Comunitat.

Este incendio ha podido ser controlado. Y todo gracias a los medios y profesionales que, jugándose la vida en muchas ocasiones, han estado 24 horas al día haciendo frente a las llamas que amenazaban con entrar en los núcleos urbanos. A todos ellos (brigadas forestales, Consorcio Provincial de Bomberos, bomberos de otras provincias y comunidades autónomas, UME y por supuesto a nuestros bomberos del Ayuntamiento de Castelló por su implicación, voluntarismo y profesionalidad), de nuevo GRACIAS.

Pero queda lo más duro. Hay que volver a los municipios afectados, volver a las viviendas y rehacer una vida que para nada tendrá que ver con la de antes del incendio. Vecinos y vecinas que lo han perdido todo o casi todo y que se encuentran con la incertidumbre del ¿ahora qué?

Por eso es tan importante este acuerdo que anunciaba el presidente Pedro Sánchez en Bejís de declarar estas zonas como catastróficas. Esta medida pone en marcha un mecanismo para hacer frente a los graves daños medioambientales, los desperfectos en las infraestructuras y en bienes públicos y privados, así como en cultivos y explotaciones agropecuarias, polígonos industriales y otras instalaciones productivas. Unas ayudas pensadas para dar respuesta a las necesidades que las poblaciones tienen por delante para recuperar una cierta normalidad en sus vidas y teniendo en cuenta que hará falta décadas para que la zona afectada por el incendio vuelva a ser lo que era.

*Portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castelló

Compartir el artículo

stats