Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Carrasco

FIRMA INVITADA

Begoña Carrasco

Vida

Nuestro comercio y los emprendedores que levantan cada día la persiana necesitan apoyos, necesitan vida. Si la situación ya es muy difícil para los vecinos de nuestra ciudad por el alza tan grande de los productos de la cesta de la compra, electricidad, gas y gasolina, todo apunta a que durante los próximos meses la situación empeorará.

Es necesario un viraje de las políticas. Las recetas del PSOE de Pedro Sánchez y de Amparo Marco no funcionan. Y por si fuera poco, a los problemas generales se suman los específicos de la ciudad de Castellón, motivados por las inoportunas obras de la avenida Lidón y las inminentes en la plaza La Paz y el cierre a los coches de todo el centro de la ciudad. Levantar la ciudad en zanjas y cerrarla al tráfico no es la mejor manera de ayudar a un sector que está muy tocado, como demuestra la gran cantidad de persianas que ya han bajado.

Desde el Partido Popular proponemos un Plan de Dinamización Comercial para evitar la sangría de cierres. Hay soluciones: la puesta en marcha de campañas de bonos comerciales ambiciosas y más campañas de divulgación y promoción de nuestro comercio de proximidad; más formación de los profesionales para seguir modernizando el sector; un plan de accesibilidad con transporte público gratuito y bonos de parking en el centro; e incentivos para abrir o mantener nuevos negocios, caso de una línea de ayudas para el pago de alquiler de locales.

Los castellonenses no necesitan de su Ayuntamiento que se gaste 3,3 millones de euros en acometer la reforma de la avenida Lidón ni 80.000 euros en retirar la Cruz del Ribalta. La ciudad tiene otras prioridades.

Y salvar el comercio del centro y de los barrios de Castellón, y darles vida, es una de ellas.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón

Compartir el artículo

stats