Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Hidalgo

LA RUEDA

Carlos Hidalgo

Muerte por un ‘selfie’

La moda por los selfis llega en algunos casos a tal extremo, que hay quien está dispuesto a cualquier cosa por conseguir la autofoto más llamativa, más extraña, más peligrosa y, por supuesto, más estúpida.

Como si se tratase de una pandemia de idiotez, cada semana se producen en el mundo un importante número de fallecidos que dejan, eso sí, una última imagen para el recuerdo, una instantánea para que sus amigos den el oportuno like.

Hace unos días, un joven británico de 22 años se encontraba de vacaciones con sus familiares en Mykonos. El joven abrió la puerta del helicóptero, que acababa de aterrizar, para salir del aparato y hacerse un selfie. Se acercó demasiado al rotor trasero, que aún estaba en movimiento, y las aspas lo decapitaron.

Y es que la búsqueda de la originalidad y la creatividad en las fotos que luego colgamos en nuestras redes sociales, termina siendo mortal para algunos usuarios de estas plataformas.

España es el cuarto país del mundo con más muertes por selfis, sólo superada por Estados Unidos, India y Rusia. Los datos indican que el 30% de las muertes se producen al intentar hacerse la foto en un lugar muy peligroso como cascadas, acantilados y rocas situadas a gran altura, un 15% al subirse a un cable de alta tensión o bien al caminar por la vía del tren y otro 15 % de los casos mortales se debieron al intentar sacarse la foto con una pistola o una granada de mano (quien no tiene una en la guantera).

El resto suelen estar relacionado con el tráfico, siendo el principal motivo de la muerte la distracción del conductor a la hora de sacarse la autofoto durante la conducción, multiplicando por cuatro el riesgo de sufrir un accidente.

Como dijo Jane de la Fontaine: «Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda».

*Psicólogo clínico

www.carloshidalgo.es

Compartir el artículo

stats