Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Báez

LA FIRMA DEL DIRECTOR

Ángel Báez

¿Puede ser peor para el azulejo?

La industria cerámica afrontará esta próxima semana uno de los regresos vacacionales más amargos al ver cómo la tormenta perfecta a la que se ve sometida en los últimos meses, lejos de amainar, acumula nuevos nubarrones. La racanería mostrada por el Gobierno central a la hora de establecer ayudas dignas a la cogeneración hace insostenible un sistema enormemente eficiente de aprovechamiento del calor sobrante para la generación eléctrica. Y esto sucede con un precio del gas –vital para la industria– que en los últimos días ronda ya casi los 300 euros el megawatio/hora. Para ver la dimensión del problema solo hay que señalar que este coste se situaba en torno a los 30 euros hace apenas un año. Esto ha llevado, por ejemplo, a que el precio del gas ronde en algunos casos los 4,5 euros por metro cuadrado de producto fabricado.

Al contrario de lo que sucede en Europa, donde la necesidad de reducir la dependencia del gas es ya más que urgente, la excepción ibérica ha llevado a España a dopar su producción a través de los ciclos combinados, menos eficientes que la cogeneración, lo que ha llevado a sectores como la cerámica a preguntarse: ¿puede ser peor?

Si bien las organizaciones empresariales ya vienen alertando de la que se nos viene encima de no poner remedio, cada vez son más las voces de representantes institucionales de diferente pelaje político que se han sumado al carro para hacer ver la gravedad de un problema que tiene mala pinta y que a muchos comienza a quitarles el sueño. Ya se verá.

Compartir el artículo

stats