Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Pallarés

Sant Joan de Moró y Nay, pueblos hermanos

Sant Joan de Moró se ha hermanado con Nay, una preciosa localidad francesa en Nueva Aquitania, situada en los Pirineos atlánticos. Y lo hicimos con el objetivo de estrechar lazos con otros pueblos y abrirnos al mundo. Conocer paisajes y culturas, compartir experiencias y, sobre todo, abrir las puertas de nuestro pueblo a otras gentes. ¿Por qué Nay? Pues porque sí. ¿Por qué no? Sabíamos de Nay por vecinos nuestros que procedían de esta localidad. Y ellos nos fueron inculcando el interés por su pueblo al mismo tiempo que, cada vez, se están involucrando más en el nuestro, que también es el suyo. Por eso decidimos abrir las puertas de nuestro pueblo de par en par y eliminar cualquier barrera. Todos somos uno.

En una época de prisas y mundos virtuales, en Sant Joan de Moró decidimos hacer las cosas a la antigua. Es decir, en persona y de tú a tú. Sin ordenadores ni pantallas. Estrechando manos y abrazando a nuevos amigos. Y por eso nos fuimos a Nay, en autobús, nerviosos y emocionados. Cerca de un centenar de moroneros cruzamos la frontera para conocer a nuevos amigos. La experiencia no ha podido ser más gratificante. No hemos podido sentirnos más queridos y respetados. Nay nos abrió sus brazos y nos entregó su amistad. Ellos se esforzaban por hablar algo de español y nosotros desempolvamos el francés que aprendimos en el instituto. Pero nos entendimos a la perfección. No hubo barreras idiomáticas. Todos, ellos y nosotros, hablamos la misma lengua.

Ahora, Moró espera a la delegación de Nay, que vendrá los días 23 y 24 de septiembre. Y luego habrá que poner en marcha proyectos y potenciar que exista un intercambio de ideas. ¿Por qué no potenciamos el aprendizaje del francés en nuestro pueblo? Es solo un ejemplo de lo mucho bueno que puede traer este hermanamiento.

Gracias al pueblo de Nay por sus muestras de cariño y respeto. Y de manera especial a su alcalde, a Bruno Bourdaa que, para nosotros, es ya un moronero más. ¡Gracias, de todo corazón! Gracias en mi nombre y en la de todo mi pueblo. Sant Joan de Moró tiene un amigo en Europa. Tiene a Nay. Y Nay sabe que en Sant Joan de Moró tiene su embajada en España.

*Alcalde de Sant Joan de Moró y diputado

Compartir el artículo

stats