Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tania Baños

A fondo

Tania Baños

El punto de inflexión

La materialización de la propuesta del Belcaire C demuestra el interés que hay por invertir en la Vall

Las personas que me leen habitualmente en este espacio saben que mi interés por el desarrollo industrial de la Vall d’Uixó es recurrente. En muchos de mis artículos he hablado de lo que era un anhelo y una ilusión colectiva. Cada vez estamos más cerca de hacerlo posible, porque este pasado 14 de septiembre fue un día histórico y que marcará un punto de inflexión en nuestra ciudad y en la comarca.

Ese día firmé un decreto de alcaldía para aceptar la propuesta inicial para desarrollar el Sector Belcaire C, a petición de Blumaq Belcaire SL. Esto supondrá la creación de más de 650.000 m² de suelo urbanizable industrial-terciero, para que las empresas ya instaladas en la ciudad puedan ampliar sus instalaciones y posibilitar la implantación de nuevas industrias.

En 2019 me presenté a las elecciones con el compromiso de que esta legislatura sería la del desarrollo industrial. Y lo estamos demostrando con gestión y con hechos, porque tenemos un claro proyecto de ciudad, sabemos lo que queremos para la Vall y cómo hacerlo. De hecho, esta propuesta de desarrollo de Belcaire C demuestra que la estrategia para construir el puente ha sido acertada.

Sin el convenio firmado entre el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana para construir el puente de conexión entre los polígonos Belcaire y Mezquita este proyecto de desarrollo no estaría encima de la mesa. Primero porque era una carga que hacía inviable cualquier inversión para urbanizar Belcaire C. Y segundo porque era una condición obligatoria del Ministerio para desbloquear la creación de suelo industrial.

A principio de la legislatura me marqué una hoja de ruta para conseguir el anhelado desarrollo industrial de la Vall y se han ido cumpliendo todos los pasos. A corto plazo, hemos cumplido con la creación de las EGM de los polígonos Belcaire y Mezquita, dos entidades formadas por los empresarios de cada área industrial que son el interlocutor directo para establecer prioridades y sacar adelante proyectos que permitan que nuestros sectores económicos y productivos puedan avanzar y crear empleo.

A medio plazo, la construcción del puente de conexión de estas dos áreas industriales, cuyas obras empezarán en pocas semanas y que suponen una inversión de 1.400.000 euros que asume la Generalitat Valenciana. Y a largo plazo, el desarrollo del Sector Belcaire C que ya ha empezado a tramitarse y tras ser aprobada por el Ayuntamiento, se elevará a la Conselleria para que dé luz verde a las modificaciones que hemos introducido al proyecto que en 2009 quedó en un cajón.

Hemos adaptado el proyecto a la nueva realidad y a lo que el mercado está demandando, que son parcelas industriales de grandes dimensiones. Porque no queremos que la Vall pierda ni un tren más. Y eso pasa por aprovechar la llegada de la gigafactoría de baterías eléctricas de Volskwagen a Sagunt, que necesitará industrias auxiliares y logísticas a su alrededor. Y la Vall estará ahí para acogerlas, gracias a la colaboración público-privada que nos permitirá seguir avanzando.

La materialización de la propuesta de desarrollo del Sector Belcaire C demuestra el interés que hay por invertir en la ciudad. Tras años de duro trabajo y de salvar farragosos trámites burocráticos, estamos en el camino de que la Vall d’Uixó vuelva a ser un polo industrial fuerte y con peso dentro de la industria y la economía castellonense y valenciana.

Alcaldesa de la Vall d’Uixó

Compartir el artículo

stats