Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ruth Merino

EL TURNO

Ruth Merino

¿En manos de quién estamos?

Dejando al margen acontecimientos que han llenado esta semana páginas de diarios y minutos de televisión y radio, como el despropósito de lo ocurrido con la ley del sí es sí, que debería hacernos plantear seriamente en manos de quién estamos, me preocupa mucho más la situación caótica y diría que de quiebra absoluta de la sanidad pública valenciana.

El Hospital General está cancelando operaciones por falta de anestesistas. Es un problema recurrente que se reproduce en otros departamentos de salud de la Comunidad Valenciana por el mismo u otros motivos, con las graves consecuencias que ello tiene en la salud de los ciudadanos.

Listas de espera quirúrgicas o diagnósticas desorbitadas, caos en la atención primaria y una falta alarmante de especialistas.

Estoy convencida de que, con un presupuesto en la Conselleria de Sanitat que ha aumentado de los 5.500 millones de euros a los más de 8.200 en los 8 años de gobierno Botánico, se podrían haber hecho las cosas mucho mejor y la situación no sería la que es. Por ejemplo, no teniendo esa obsesión enfermiza por revertir concesiones sanitarias sin datos objetivos y basándose solo en la ideología. Pero principalmente utilizando de forma eficiente los recursos para lo cual sería necesario algo en lo que insistimos siempre desde Ciudadanos: realizar una profunda auditoría externa.

Parece que no les interesa. ¿En manos de quién estamos? Mucho me temo que, pese al perfil técnico y las buenas intenciones que no dudo tiene el nuevo conseller de Sanitat, mientras la ideología continúe estando por encima de la gestión, las cosas no irán a mejor.

Síndica de Cs en Les Corts

Compartir el artículo

stats