Opinión | EL TURNO

Ministerio de la Soledad

El término distopía hace referencia a un mundo imaginario en el que se ofrece un panorama desolador donde el ser humano ha arruinado su existencia o no ha logrado estabilizar la sociedad lo suficiente como para conseguir una vida apacible. 

En general, es un retrato horrible de una sociedad futura deshumanizada. Desgraciadamente, los Ministerios de la Soledad ya no son una distopía en nuestra sociedad. Iniciada en Japón para combatir a los hikikomori (personas recluidas en su habitación), y continuada en el Reino Unido en 2018, cada vez son más los países que están creando estos Ministerios. La dinámica social de nuestra sociedad ha ido sembrando el terreno idóneo para sufrir la soledad no deseada, especialmente para los mayores de 65 años, pero también en los más jóvenes. No olvidemos que la mitad de las enfermedades mentales empiezan antes de los 18 años. Y es que la soledad no deseada, es el principio de muchos problemas de salud mental, multiplicando por cinco el riesgo de sufrir depresión, y con ello el riesgo de suicidio. Si sentirse comprendido por los demás es un factor asociado a satisfacción con la vida, sentirse solo contribuye a la sensación de incomprensión que a menudo acompaña a la soledad. Porque un sentimiento prolongado de soledad, junto al aislamiento que provoca la falta de interacción social, repercute en nuestro bienestar mental, físico y emocional.