El brote de neumonía atípica está "bajo control", afirmó ayer el director ejecutivo del programa de enfermedades contagiosas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), David Heymann. Destacó, además, que se registra "un descenso del número casos" de aparente contagio desde hace algunos días, aunque consideró que todavía es prematuro pensar que se pueda erradicar esta enfermedad conocida como Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS).

"Todavía no sabemos si esta enfermedad se convertirá en endémica, como la tuberculosis o la malaria", dijo el representante de la OMS y apuntó que en caso de que no desaparezca será necesario encontrar un tratamiento o vacunas.

Hasta el momento, esta enfermedad ha causado más de cien muertos y se han detectado cerca de 2.800 casos sospechosos de contagio en más de una quincena de países.