La compañía farmacéutica Bayer vendió en Argentina un medicamento para hemofílicos que les ponía en un alto riesgo de contraer el sida en la década de los 80, mientras reservó otro más seguro para Europa y Estados Unidos, según el diario The New York Times.

Una unidad de Bayer, Cutter Biological, comenzó a producir el nuevo medicamento --que aumentaba la capacidad de la sangre para coagularse-- a finales de febrero del año 1984, ya que su versión anterior estaba infectando a los hemofílicos con el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), que provoca el sida.