Un 50% de herencia genética, un 20% de ganas de vivir, un 20% de actividad al aire libre y un 10% de suerte, para que en estos días no te atropelle un coche, es la receta para la longevidad del especialista Jesús Fraíz Calvo.

El médico psiquiatra gallego participa la próxima semana en el IV taller de Supercentenarios del International Database on Longevity (IDL), que se celebra en la Universidad de Montpellier (Francia), organizado por el Instituto Max Planck para la Investigación de la Longevidad. Fraíz Calvo, único español invitado a esta reunión, aportará 16 casos de esta comunidad y otros 17 españoles a la base de datos mundial de supercentenarios, personas de más de 105 años en el caso de los hombres y de 108 en las mujeres, con certificados oficiales de nacimiento y defunción.

En declaraciones a Efe, Jesús Fraiz, que estudia los centenarios desde hace más de 12 años, lamentó la falta de colaboración y ayuda que recibe de la administración, donde lo remiten de una institución a otra --dijo--, "sin ninguna facilidad" para realizar un estudio que, en caso contrario, permitiría una aportación española más numerosa a la base de datos mundial.

Como conclusiones del grupo de supercentenarios gallegos que constituyen el objeto de su ponencia, destacó que son fundamentalmente del mundo rural y que la proporción entre hombres y mujeres, aunque los centenarios suelen ser 2,5 mujeres por cada hombre, en los 16 que ha podido certificar, son ocho hombres y ocho mujeres. Explicó también que todos ellos han nacido a finales del siglo XIX y que proceden más zonas del interior que de la costa.

El psiquiatra gallego reiteró que la herencia genética es, a su entender, el factor principal de la longevidad, más que la dieta, ya que muchos de los que ha localizado vivían en condiciones muy inferiores de calidad de vida que las actuales y su comida era pobre, con exceso de tocino, patatas y huevos.

De los datos que ha recogido del Instituto Nacional de Estadística (INE), informó de que en España hay censados actualmente 3.500 centenarios. La comunidad autónoma con un número mayor es Cataluña, seguida de Galicia y Castilla-La Mancha.

En la actualidad, el español más longevo vivo es un mallorquín de 113 años, que --apuntó Fraíz-- conserva plenamente su lucidez y capacidades. La gallega más anciana fue una mujer del ayuntamiento pontevedrés de Nigrán, Carmen Figueiro, que alcanzó también los 113, mientras que el varón fue un emigrante retornado de América del ayuntamiento orensano de Laza, que llegó a los 111 años.

El español más longevo, falleció en el año 1992, y fue una mujer que cumplió los 115 años, sobre la que Fraíz ironiza al decir que le rompe un poco las estadísticas, pues vivió siempre en el medio urbano, Barcelona.