La Federación de Consumidores en Acción (Facua España) recomendó ayer a los consumidores que la publicidad, especialmente la televisiva, no decida en la compra de juguetes y que rechace aquellos cuyas características o anuncios tengan un carácter violento o sexista porque "además de no ser educativos, son negativos para el desarrollo intelectual del niño".

Facua ha elaborado un decálogo para la compra inteligente de juguetes, donde alerta de los "productos gancho", más baratos que en otros comercios, mientras que el resto de juguetes son más caros. Además expone que se "rechacen los fabricados con PVC, dada su posible peligrosidad para los más pequeños".