Margarita Bernal, madre biológica de Diego, el niño de El Royo, disfruta desde el martes de su hijo. Los responsables de la centro María Dolores Pérez Lucas de Salamanca trasladaron al menor, antes de lo previsto, hasta el domicilio de su madre para que pasara con ella la Nochebuena.

La madre conoció el lunes la sentencia que le daba la custodia. El juez recomendaba que Diego estuviera con ella antes de las cuatro de la tarde del día 24, por lo que se esperaba que la madre se lo llevara ayer.

Margarita Bernal confesó que echa de menos al padre de Diego, que padece esquizofrenia y está internado en un psiquiátrico por quemar su casa. "Ha hablado con Diego por teléfono y puede que le visitemos", explicó. También suplicó a la Junta de Castilla y León que no "intente deshacer lo que ha hecho el juez".

La madre descartó que por el momento se vayan a ir a vivir a Alicante, al lado del padre, como tenía previsto hace unos meses, "porque es muy complicado", ya que "tenemos que alquilar un apartamento y lo peor es el colegio de Diego, que hay que cambiarle y es mucho lío, no es tan fácil como puede parecer".

"Eso lo tengo pendiente, si fuera un poco más fácil, claro que lo haría, porque mi ilusión es estar al lado de Lucas con el niño" y, aunque "es bastante transtorno, según me digan el tiempo que va a estar allí Lucas lo pensaré", subrayó Margarita.

"VIVIR FELICES" Para el año que comienza, Bernal pidió entre sollozos que "nos dejen vivir felices con el niño".

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Rosa Valdeón, confirmó que los servicios jurídicos de la Junta de Castilla y León recurrirán la resolución judicial, al considerar que la vuelta con la madre no es lo mejor para el pequeño.

Bernal indicó que ella siempre ha cuidado "muy bien" al niño, por lo que solicitó a la consejera de Familia castellanoleonesa que "me deje de meter miedo con sus declaraciones, de que va a volver al centro, esa señora también tendrá hijos y quiero que se meta en mi piel", dijo.