Tres de cada cinco hombres europeos aseguran que la alopecia provoca "serios problemas de autoestima" e incluso depresión, siendo sus miedos más frecuentes el quedarse calvo, sentirse más envejecido y perder una parte importante del atractivo personal. Así lo asegura un estudio sociológico realizado entre más de 1.500 hombres, de entre 18 y 45 años, procedentes de Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y España, y que fue presentado ayer por primera vez en Valencia durante la celebración de un seminario.

El objetivo de este estudio es dar a conocer los efectos psicológicos asociados a la alopecia masculina y el verdadero impacto que ésta tiene sobre el estado de ánimo, la autoestima y las relaciones de pareja.

La alopecia androgenética afecta aproximadamente al 20% de la población comprendida entre los 20 y los 29 años; al 30% entre los 30 y 39; al 40% entre los 40 y los 49, y a la mitad de los hombres con 50 años o más.

Según el informe, siete de cada diez europeos opinan que el cabello es una parte esencial de su imagen y que ésta determina el atractivo físico, y el 61% de los afectados por la alopecia piensa que si tuvieran más pelo se sentirían bastante satisfechos o muy satisfechos de su atractivo.

Los alemanes y los británicos son lo que están más preocupados por la alopecia, aunque ocho de cada diez italianos consideran que afecta negativamente a su vida y el 80% de los españoles con problemas de caída del cabello no sigue un tratamiento.

Las medidas más frecuentes adoptadas cuando los alopécicos descubren que padecen este problema son cortarse el pelo o incluso raparse la cabeza (el 33%), cuidarse más para estar en forma (13%) o utilizar sombreros o gorras (el 11%). Sólo el 6,7% de los hombres que padecen alopecia sigue actualmente un tratamiento para solucionar el problema. El estudio indica que seis de cada diez consultados opinan que los tratamientos de prescripción médica son la mejor opción para combatir la alopecia.