Desde que en 1985 operó al rey Juan Carlos de una fibrosis pélvica, y hasta septiembre de 2002, el urólogo Josep Maria Gil-Vernet fue el responsable de las revisiones anuales que se hicieron al monarca en la Clínica Sant Josep, de Barcelona. Gil-Vernet reunía a un completo equipo médico, de hasta 20 especialistas, que durante cinco horas analizaban los principales parámetros fisiológicos del Rey.

Tras la quiebra de la Clínica Sant Josep, Gil-Vernet, de 81 años, abrió un gabinete urológico en el Centro Médico Teknon. En aquel cambio, ya no le acompañó la Casa Real. En octubre del año pasado, el Rey pasó su primera revisión en el Centro Internacional de Medicina Avanzada (CIMA), de Barcelona. El segundo chequeo en ese centro lo pasó el pasado viernes, y de nuevo fue el doctor Ruperto Oliveró, jefe del servicio de Medicina Interna de CIMA, quien coordinó al equipo médico que analizó al Rey.