LOS NIÑOS ingieren el 20% de las calorías diarias mientras ven la televisión, cifra que durante el fin de aumenta hasta el 25%, como revela un estudio de la universidad estadounidense de Stanford, que concluye que los menores tienden a comer en exceso cuando están frente al televisor, lo que favorece la obesidad.