CUATRO TORRES de refrigeración de la Clínica Delfos de Barcelona, que no estaban declaradas, son el origen más probable del brote de legionela que ha afectado ya a 27 personas en el barrio de Vallcarca, según informó ayer el director de la Agencia de Salud Pública de la ciudad, Joan Guix. Las torres quedaron desinfectadas de forma preventiva el pasado 7 de agosto, a raíz de las inspecciones llevadas a cabo tras la aparición del brote de legionela, por lo que Guix se mostró "convencido de que la posible fuente de la enfermedad está controlada". Guix informó también de la detección de otro caso de legionelosis, una mujer de 64 años.