EN EL MÁS PURO estilo estadounidense de vender lo que ya no se usa, Arnold Schwarzenegger ha organizado un gran rastrillo para deshacerse de muebles, computadoras e incluso joyas que llenan los almacenes del gobierno de California. En la campaña electoral el gobernador californiano aseguró que iba a "limpiar la casa".