Casi la mitad de las mujeres españolas en edad de trabajar se dedica a las tareas del hogar, según un estudio presentado ayer en la comisión de Derechos de la Mujer del Parlamento Europeo. El estudio Los sistemas de seguridad en la UE y su impacto en la reconciliación de vida familiar y vida laboral fue encargado por el Parlamento Europeo a la firma española Almera en el mes de mayo del 2003.

El objetivo de la investigación, que maneja sólo datos de la UE de 15 miembros, es determinar cómo los diferentes sistemas de seguridad social europeos permiten o no incrementar el porcentaje de participación de las mujeres en el trabajo, y aumentar el nivel de colaboración de los hombres en la vida familiar.

La presentación de los resultados fue realizada por la economista Isabel Villa Gómez, quien afirmó que falta mucho por hacer en este campo y que la meta es lograr un balance entre el trabajo y el cuidado de la familia.

Uno de los descubrimientos del estudio, según Villa Gómez, es la relación positiva que existe entre el gasto público en beneficios sociales y el nivel de participación de las mujeres en la vida laboral. "Si bien España ha crecido más que otros países, tiene un porcentaje de gasto social de los más bajos de Europa". Lo que explica que "España tenga una de las tasas de actividad laboral más baja para mujeres y tasas de paro más altas".