La propuesta argentina de comenzar a debatir el próximo año qué hacer a partir de 2012, cuando venza el Protocolo de Kioto, complicó ayer las negociaciones en la etapa final de la X Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

"Todos los temas están siendo considerados. Hay un ansia común de seguir dialogando y por eso soy optimista", dijo ayer el presidente de la cumbre, la COP10, el ministro de Salud y Medio Ambiente de Argentina, Ginés González García.

A punto de que finalice la cita en Buenos Aires, a la que asisten más de 2.200 delegados de 178 países, el punto más álgido de negociación es la propuesta argentina de realizar seminarios en 2005 en los que se harían las primeras consultas con vistas a diseñar políticas para mitigar el cambio climático más allá de 2012. Argentina dice que los seminarios serían de carácter consultivo, entre científicos y técnicos enviados por los estados de la Convención sobre Cambio Climático, y no tendrían finalidad negociadora.

El Protocolo de Kioto, que entrará en vigor el próximo 16 de febrero, establece obligaciones de reducción de gases de efecto invernadero.