La compra de última hora para conmemorar la tradicional cena de Nochebuena puede encarecer de forma llamativa los precios de productos como los besugos, las cigalas, las angulas, el cordero o el cabrito hasta un 20% respecto a las últimas semanas.

La angula, la estrella de la mesa, puede situar su precio medio entre los 600 y 890 euros el kilo, lo que hace pensar que sus principales clientes no son los hogares, sino los más selectos restaurantes y hoteles. Respecto a la langosta, la disminución de la variedad procedente de Marruecos se ha cubierto con un mayor suministro desde California, Sudáfrica y Chile, lo que repercutirá en una bajada del 5%.

Los precios de las carnes no suelen variar tanto como en el caso del pescado, aunque el cabrito se venderá hasta un 40% más caro que en otros meses del año. También en el cordero imperial, que en esta época del año aumenta considerablemente sus ventas, los precios se disparan entre un 15 y un 20%.

Uno de los productos de más solera y tradición y que no faltará en la sobremesa será el turrón artesanal; este año el precio de los turrones ha sufrido un aumento que supera el 5% debido a la escasez de almendra.