El GHB o dextrometorfano, principio activo de los más comunes jarabes para la tos; la ketamina, un anestésico, y la salvinorina son algunas de las sustancias que se están popularizando como estupefacientes entre los jóvenes, según explica esta semana la revista Interviú. Durante el 2003, los episodios de urgencias en el Hospital del Mar de Barcelona por consumo de GHB alcanzaron en número a los provocados por el alcohol y la cocaína. Los productos de moda de la noche son alucinógenos y presentan riesgos, muchos de ellos aún desconocidos. Interviú analiza la popularización de estas drogas, y revela que el GHB puede provocar estados de coma y depresiones respiratorias.