Comprar un bolso de menos de cinco euros no tiene por qué ser noticia. Pero cuando quien lo compra es la top model mejor pagada del mundo, el hecho adquiere relevancia internacional y aparece, como es el caso, en todos los tabloides británicos, que le dedican páginas enteras.

Kate Moss salió el jueves de una tienda de lencería londinense en la que se celebraba una fiesta. Vestía camisa y pantalones negros y, para la ocasión, había elegido, en lugar de los habituales bolsos de Marc Jacobs (el más barato sale por 600 euros) que suele utilizar, uno que compró en la cadena de productos de belleza Superdrug. Pero cometió un error. Se le olvidó arrancar la etiqueta con el precio y, asediada por paparazis allá donde vaya, a estos no les costó averiguar cuánto había pagado la multimillonaria modelo: 2,99 libras (unos 4,5 euros).

Pero con este capítulo, Moss contribuyó a una causa benéfica. El ya famoso bolso blanco con motivos florales y una cara de mujer estampada en el centro salió a la venta con el objetivo de recaudar fondos para Prince´s Trust, una organización que creó el príncipe Carlos de Inglaterra para apoyar a jóvenes talentos sin recursos.

"Nuestro servicio de atención al cliente se está preparando para recibir cientos de llamadas", afirmó a la prensa un portavoz de Superdrug. Queda demostrado que Moss, a la que imitan miles de chicas en todo el mundo, crea tendencia con cualquier cosa que haga.