"Soy africano". Ese es el lema de la nueva campaña de recaudación de fondos de la oenegé de lucha contra el sida Keep a Child Alive (mantén vivo a un niño). Concebida por la modelo somalí Iman, esposa del cantante David Bowie, esta iniciativa se apoya en los rostros de la modelo y actriz Liv Tyler, del cantante Seal y de su mujer, la modelo alemana Heidi Klum, además de otra docena de celebridades.

Su objetivo es recordar al público, en palabras de Iman, "que toda la humanidad viene de África" y que ese continente "no debe ser olvidado" por los que no comparten directamente sus enormes sufrimientos.

PINTURA TRADICIONAL Para derrotar al olvido y recaudar fondos suficientes para financiar una campaña masiva de reparto de medicamentos antirretrovirales y desahogar las listas de espera en las clínicas de la organización, Iman pidió a Richard Gere, Gwyneth Paltrow, Lenny Kravitz y Lucy Liu, entre otros, que posaran maquillados con motivos que reinterpretan la pintura tradicional africana. El objetivo es generar conciencia en el público. "Todos tenemos genes que se pueden remontar a África", asegura la oenegé. Por lo tanto, lo que ocurra en el "continente olvidado", como lo llamó el exjefe de la diplomacia estadounidense Henry Kissinger, le ocurre a todo el mundo.

Según Iman, no fue difícil convencer a las dos docenas de actores, cantantes y modelos que participaron en la campaña. Todos, dice, piensan como Gere, que afirma que "ya ha habido suficientes días mundiales contra el sida" y no han servido.

Para tener todo amarrado desde el principio, los organizadores de Soy africano echaron mano de la familia. El esposo de la modelo, David Bowie, fue el conejillo de indias del equipo de producción que coordinó Trey Laird, el artífice de la imagen de la firma de ropa Gap, y que incluyó al fotógrafo Michael Thompson y al estilista de Carolina Herrera, Serge Normant.

Tras esas primeras fotos, todo fue sumar artistas como esperan sumar donativos con la campaña: uno tras otro y sin parar.