Las infracciones que restan puntos se someten al mismo procedimiento sancionador que el resto de las infracciones y que, por tanto, el ciudadano tiene los mismos derechos que en el resto. De esta forma, se pueden realizar alegaciones, solicitar pruebas y presentar recursos, con lo que "es falso --recuerda la Dirección General de Tráfico-- el mensaje emitido por determinadas entidades o empresas consistente en señalar que las infracciones que detraen puntos no se pueden recurrir".