El Gobierno acordó ayer con la Conferencia Episcopal Española una nueva ley por la cuál será solo el Ejecutivo quien contrate o despida a los profesores de Religión, según informó la Cadena Ser, que explicó que los educadores tendrán que pasar una prueba para impartir la asignatura, aunque en ningún caso ese examen tiene carácter de oposición, ni dará plaza en propiedad.

El Ejecutivo socialista propone, según la Ser, que los profesores de esta materia precisen de una serie de documentos necesarios para acudir a un concurso de plazas, como certificado de diplomado o licenciado, el de profesor especialista en esa materia y la autorización obispal.

"Los docentes de esta asignatura serán contratados por la Administración y despedidos por ella con todas las garantías del Estatuto de los Trabajadores", según la Ser, y "si son despedidos no podrán seguir de profesores de otra asignatura".

AGRESIONES El 15% de los profesores de Secundaria asegura haber sido agredido físicamente alguna vez, y el 73% verbalmente, mientras que el 13% reconoce sentir miedo a entrar en clase, según un estudio del sindicato CSI-CSIF que difundió ayer.