EL MONARCA dijo ayer en la nueva sede del Instituto Cervantes, organismo que cumple ahora 15 años, que el idioma español es un "valor en alza" que nos une y, además, "favorece la diversidad". Los Reyes, acompañados por la infanta Elena, inauguraron la sede del Instituto Cervantes, en un histórico edificio de Madrid. En este lugar, que mantiene intacto su antiguo pasado como sede de una entidad financiera --en la cámara acorazada el director del Cervantes, César Antonio de Molina, quiere crear un depósito de manuscritos de poetas y novelistas--, el Rey reiteró el compromiso de la Corona con la institución, "actor influyente" en el tejido cultural internacional.