El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, avanzó ayer que los expedientes de los menores marroquís que se encuentran en España están "prácticamente finalizados" y que "una vez completos", Marruecos aceptará su repatriación. El ministro recordó que hace tres semanas, en un encuentro bilateral celebrado en Toledo, el país alauí se comprometió a aceptar a los menores.

Sin embargo, la legislación española es "exigente" y los expedientes tienen que recibir el visto bueno de la Fiscalía, para garantizar que el retorno se hace con todas las garantías y en un entorno donde se proteja los derechos del menor, explicó Caldera. Por ahora, "ya hay un número importante de expedientes prácticamente finalizados", por lo que las repatriaciones se harán "de forma inmediata". Además, el Gobierno español va a trabajar también para que sea posible repatriar a los menores de Ceuta y Melilla, avanzó.

Caldera hizo estas declaraciones en el Centro Estatal de Referencia de Atención al Daño Cerebral, donde anunció que el Estado va a destinar este año 500 millones de euros para bonificar a los empresarios que contraten a personas con discapacidad.