Nada es lo que parece en un truco de magia. Pero lo que es inadmisible son las trampas en el reto del mago David Blane, que aseguró que permanecería colgado por los pies durante 60 horas. Varios testimonios dicen que el mago se incorporó una vez cada hora para beber, se bajó del arnés y estuvo de pie.