EL DIRECTOR clínico del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EEUU (NIDA), Iván Montoya, calculó ayer que para tener las vacunas contra la adicción a la nicotina y a la cocaína "se necesitarán más de tres años". A pesar de los avances de los investigadores, Montoya sostiene que "será muy difícil" tenerla disponible en ese plazo.