Una mujer embarazada de 25 años falleció en una cafetería de Nueva York donde trabajaba después de que dos miembros del servicio de emergencias de la ciudad se negaran supuestamente a atenderla porque estaban en su hora de descanso, publica hoy el diario New York Post.

Eutisha Reeve Rennix murió a causa de un paro cardíaco el pasado 9 de diciembre tras desmayarse en un establecimiento del barrio de Brooklyn, donde varias personas pidieron ayuda a dos trabajadores que llevaban el uniforme del servicio de emergencias de Nueva York y que se negaron a actuar.

"Llamen al 911 (el número de emergencias de EEUU)", fue lo único que las dos personas respondieron ante las peticiones de los compañeros de la fallecidas y clientes de la cafetería, quienes aseguraron al diario que ambos trabajan en una estación del servicio de emergencias cercana.

MÁS PREOCUPADOS POR EL DESAYUNO

Según el Post, los testigos de lo ocurrido explicaron que esos trabajadores, cuya identidad no ha trascendido, estaban "más preocupados por su desayuno que por ayudar a una mujer que se moría entre los gritos de pánico que se producían en la cafetería" y que abandonaron el local antes de que llegara una ambulancia.

"Es inconcebible. Se trata de una atrocidad", dijo este domingo en una rueda de prensa el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien aseguró que "la labor y primera responsabilidad" de los trabajadores del servicio de emergencias de la ciudad es salvar las vidas de los ciudadanos.

CUESTIÓN DE HUMANIDAD

Bloomberg aseguró además que, "independientemente de que se tratara de miembros del servicio de emergencias, ante una tragedia similar, cualquier ser humano deja su café de lado y se lanza a ayudar a quien se lo pide".

El jefe del departamento de bomberos de Nueva York- del que dependen los servicios de emergencia-, Nicholas Scopetta, aseguró por su parte que el incidente "está bajo investigación".

OBLIGACIÓN DE ACTUAR

Varios representantes sindicales explicaron además que los miembros de emergencias de Nueva York tienen la obligación de actuar en caso de una urgencia aunque estén de descanso y que, de no hacerlo, incumplen con su labor.

Rennix fue atendida por personal sanitario que acudió a la cafetería tras recibir una llamada de auxilio desde allí y la llevaron a un hospital cercano, donde se certificó su defunción y se procedió al parto del bebé que esperaba, que falleció dos horas después de su nacimiento.