El informe de la Fundación Alternativas señala que las decisiones que se deben afrontar para asegurar el futuro de la profesión “van a enfrentar las dos almas” de los enfermeros: el que sabe que debe explorar nuevos territorios profesionales --en buena medida, tradicionalmente médicos-- y el que quiere permanecer fiel a su identidad tradicional de profesión, eminentemente femenina, basada en el cuidado básico de los enfermos.

La tesis del citado documento es que las posibilidades de desarrollo de la enfermería española, como profesión respetada y con una personalidad propia, deberían residir en su capacidad para realizar una oferta de servicios profesionales sólida y creíble, y sobre todo, ajustada a las verdaderas necesidades del Sistema Nacional de Salud (SNS).