El reencuentro de niños robados con sus progenitores u otros familiares cuenta desde ayer con el apoyo del personal y la más avanzada tecnología del Instituto Nacional de Toxicología (INT), en sus centros de Madrid, Barcelona y Sevilla. Sus responsables anunciaron la apertura de un banco de ADN que recogerá y cotejará de manera gratuita la información genética de los centenares de afectados, casi 800 según la principal asociación que los reúne (Anadir).

Según explicó el responsable del INT, Juan Luis Valderde, el banco de Justicia no incluirá los resultados genéticos realizados en otros laboratorios, debido a los exigentes criterios científicos internacionales con el análisis de hasta 21 marcadores genéticos. H