El museo del All England Club, sede del torneo de tenis de Wimbledon, exhibe una carta de la esposa del príncipe Guillermo en la que demuestra que su paso por los mejores colegios británicos no fueron suficientes para escribir una carta al club sin faltas de ortografía. La duquesa de Cambridge envió la misiva en verano del 2008 agradeciendo el trato que recibieron ella y una amiga un fin de semana. Pero confundió quiet (tranquilo) con quite

(bastante) y till (no existe) con til

(hasta, abreviatura de until, aunque las abreviaturas son muy poco habituales en cartas formales en inglés). Catalina, cuyo hermano pequeño sufre dislexia, ha dado el visto bueno para que la carta esté a la vista de todo el mundo.