El actor Santiago Segura fue uno de los famosos que reunió Iker Casillas para jugar un partido de fútbol benéfico, en el Palacio de Deportes de Madrid. La recaudación se repartirá entre dos entidades dedicadas a fomentar el empleo entre jóvenes con riesgo de exclusión social.