El 42% de los internautas españoles acceden, al menos una vez al mes, a páginas de descargas ilegales, lo que le sitúa a la cabeza de Europa y muy por encima de la media mundial, del 28%, según la Federación Internacional de la Industria Discográfica.