Lo que protagonizó Mercedes Milá en la gala de Gran Hermano de este jueves por la noche quedará para el imaginario colectivo por muchos años, superando aquella escena mítica del "Yo he venido a hablar de mi libro" con Francisco Umbral. Lo de anoche fue más carnal, más picante, más sensual, más total, más Milà... simplemente, estratosférico. La secuencia del magreo de pechos - subida de falda- calvo lencero - y pierna sobre el taburete es difícil de superar (pulse el play de arriba y alucine). El listón lo ha puesto la veterana presentadora muy alto.

Sucedió así más o menos. "Esta va a ser una de esas galas que no te puedes perder. Será una noche guerrera", avisó Milà al principio del programa, que duró tres horas. Y quien avisa no es traidor.

Fue durante la entrevista con el concursante expulsado de turno, esta vez Cristian, el Danonino, una joya machista, racista y clasista como aquel Yoyas de cuando el programa echaba a andar hace más de una década. El chico entró en plató y Mercedes Milá le recibió encantada con el momento de gloria que se le avecinaba junto a uno de los concursantes más polémicos de esta edición.

Cristian quiso allanarse el terreno con la presentadora y le dijo que "mejoraba" en las distancias cortas. Y ahí ella, miura, entró al trapo. "¿A qué sí? Estoy hasta buena", se jactó. Y tras palparse la pechuga generosa invitó al joven a que comprobara si eran natural o siliconada.

Lo que le sale del bolo

Acostumbrada a hacer y escribir lo que le sale del bolo (como el título de su famoso blog), puso a Danonino entre las cuerdas al preguntarle si después de la palpamenta aún no creía que estuviera rica-rica. "La falda engaña", esquivó como pudo Cristian. Y entonces ella, ni corta ni perezosa, se alzó la falda de lunares y el cancán y mostró al mundo (es un decir, casi tres millones de espectadores) sus nalgas tan solo cubiertas con unas medias de puntillas bien chulas (¿la escena ya estaba apuntada en el guión de la gala?).

La noche de gloria de Milà prosiguió con un comentario desafortunado que la llevó por unas horas a ser trending topic. El concursante dijo que los latinos son un poco gandules y que en la República Dominicana las cosas se hacen "muy despacio y muy lentas". Nuevo trapo y nueva entrada de Milà. "Igual que en Andalucía y no pasa nada", corrió a responder. Y continuó: "El calor hace que la gente trabaje (...) y se tome las cosas con más calma". "Cuando los andaluces se van fuera a trabajar son grandísimos trabajadores". La frasecita incendió la red, que se llenó de comentarios en contra de la desinhibida Milà.