La operación especial desplegada por la Dirección General de Tráfico (DGT) para hacer frente a los 14 millones de desplazamientos previstos en Semana Santa arrancó ayer a las 15.00 horas con normalidad en las carreteras.

La Semana Santa es el periodo festivo “más conflictivo del año en lo que a circulación de vehículos se refiere, ya que en un corto espacio de tiempo se producen multitud de desplazamientos con orígenes y destinos similares y realizados en los mismos días y horas”, según advirtió Tráfico, que avisó que la noche del miércoles al Jueves Santo suele ser la de mayor tráfico del año.

Los mayores problemas circulatorios se presentarán en las salidas de los grandes núcleos urbanos hacia zonas turísticas de la costa, segundas residencias, poblaciones con actos religiosos tradicionales y zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno, por lo que se recomienda planificar el viaje y evitar las horas más desfavorables.

En la provincia, Peñíscola y Benicàssim son zonas de afluencia turística. La llegada comenzó ayer, ya que en comunidades como en Madrid y Cataluña, el periodo de vacaciones ha comenzado, y se realiza una semana antes que en la Comunitat. H